Buscar
  • Luis A Ramírez

Simplemente sonríe

Es difícil que la receta sea siempre esperanza y ánimo, cuando la inclinación de la montaña se hace cada vez más empinada. No percibe uno justicia, cuando tratando de poner de tu parte para que las cosas mejoren, notas que tu esfuerzo no trae frutos.


Es comprensible en estos tiempos un sentimiento de frustración, y por momentos las cuatro paredes que nos encierran se vuelven estrechas. Tanta información, y no siempre positiva, lo único que alimentan son temores que hace unos meses no existían.


Pero a pesar de ello, no sé porqué mi naturaleza ha dado un giro radical en torno a los tiempos que vivimos; antes mi mente daba rienda suelta a formar los peores escenarios posibles ante cualquier pronóstico, las metas las magnificaba para provocar una justificación sustentada para abandonarlas. Ahora, creo que contrario a lo que muchos enfrentan, y no porque mi realidad sea sencilla, mis pensamientos se han vuelto mis más fuertes aliados.


Es increíble el poder de la mente, "rajado" como dicen algunos ahora. Puede hundirte o bien puede salvarte. No se trata de esconderse en sueños y fantasías, con tal de no afrontar la realidad, se trata de reconocer que no estás solo, que cada quien tiene una montaña en frente que debe escalar, que todos queremos sobrevivir, y principalmente que todos queremos estar bien.


¿Porqué esto debe consolarnos? no es eso lo que quiero decir, sino que en este momento la mayor parte de tus dificultades no las has provocado, las hemos recibido gratis como parte de un 2020 que nadie pronosticó.


Pudimos estar mejor preparados para afrontarlo, quizás sí (muchos así lo han demostrado), pero al final estoy seguro que no

faltará quien tienda su mano, no nos cegará la indiferencia y sin afán promover el conformarnos, lo único que procuro es seguir avanzando, porque cada paso, cada día, por más estrechez, eso nos acercará a nuestro destino.


No quiero volver a la normalidad, para qué? prefiero comenzar de cero, juntos, con una mentalidad más solidaria, y con condiciones individuales y grupales más humanas.


Si una lágrima es muestra de lo que soportas, deja que salga; si momentos a solas te ayudan a calmarte, disfrútalos; si hacer cualquier cosa, que antes no solías hacer, te ayuda a romper esta dura rutina, déjate llevar; o sino simplemente sonríe, que estoy seguro que con ello tu día mejorará.


Un abrazo de oso.

0 vistas
  • Facebook
  • Instagram
  • Pinterest
  • Twitter

(506) 60570055